LAS TERMAS SUBURBANAS DE POMPEYA Y SUS PINTURAS ERÓTICAS

  

   

       La ciudad de Pompeya desapareció entre el 24 y el 25 de agosto del año 79 dC, cuando una mortífera erupción del volcán Vesubio sepultó ésta y otras localidades del entorno, como Herculano y Estabia. Se ha calculado que la población de Pompeya debía ser de  unos 25.000 habitantes  el día de su destrucción.  El escritor Plinio el Joven, unos 20 años después, al describir a Tácito  la muerte de su tío Plinio el Viejo muy cerca de Pompeya, dijo que este había perecido en “la destrucción de una de las tierras más bellas”[1].


[1] “Quamvis enim pulcherrimarum clade terrarum,” Plinio el Joven, Epistulae VI, 16


   Las ciudades de Pompeya, Herculano y Estabia y toda esa zona de la bahía fueron sepultadas, y así se mantuvieron casi intactas durante unos 1600 años, hasta que el rey Carlos III mandará iniciar excavaciones en el siglo XVIII, proceso que ha continuado hasta nuestros días. Durante los 250 años  se ha ido  sacando a la luz la antigua ciudad romana enterrada por la terrible explosión del volcán, aunque todavía dista mucho para estar excavada y expuesta en su totalidad. Se ha excavado aproximadamente 2/3 partes de la ciudad,  imaginemos pues los tesoros arqueológicos y de conocimientos que quedan por descubrir.

Calle actual en Pompeya
Basílica de Pompeya, donde se impartia justicia
La pequeña ciudad residencial de Herculano

La ciudad ofrece un cuadro de la vida romana durante el  siglo I dC, el momento ha quedado inmortalizado por la erupción. Se nos  revela   muchísimos detalles de la vida cotidiana en el Imperio romano. En los edificios públicos, las termas, las villas, las casas abundan los detalles sobre diversos oficios, como los trabajadores de la lavandería, todo ello ha salido a la luz en las excavaciones. Así mismo, las pintadas grabadas en las paredes son muestras del latín empleado en la calle, un latín más vulgar que el de los escritos literarios o decretos oficiales que hasta entonces se conservaba.

Las impactantes disposiciónes de los que perecieron en la erupción del Vesubio:

De todos los edificios que la arqueología descubierto, uno de los más recientes han sido las Termas Suburbanas en los años 80 del pasado siglo. Parece ser que el motivo  es que estaban fuera de los muros, y es tal la enormidad de los hallazgos en el interior de la ciudad que no era posible prestar tanta atención en otros lugares.

    Hasta que llegó la excavación de la doctora Jacobelli, que duró unos tres años, aproximadamente. Los resultados se fueron publicando entre 1991 y 1995; y reunidos  por la misma Luliana Jacobelli en “Le pitture erotiche delle Terme Suburbane di Pompei”, publicado en Soprintendenza Archeologica di Pompei, nº 10 (Roma, L’Erma di Bretschneider 1995). El compendio de esta publicación   ofrece a este trabajo la explicación de los aspectos necesarios para enmarcar el contexto histórico y arquitectónico, donde se hallan las pinturas eróticas, objeto principal de este trabajo de fin de grado. Por lo que antes de entrar en el estudio de las pinturas, es necesario realizar una descripción en conjunto del monumento de las Termas.

   Tal como se mencionó en la introducción, el lugar elegido para la construcción de las Termas fue particularmente difícil debido a la fuerte pendiente de la colina. Se debió preparar  la zona mediante la construcción de una terraza artificial para reducir la pendiente natural mediante gran cantidad de tierras. El edificio de las termas ocupa la mayor parte del suelo de la terraza. Las estructuras del perímetro del edifico son contiguas a  la vía urbana de la Via Marina, y el lado Este es adyacente a los muros de la ciudad.

Entrada actual de las termas suburbanas. Puerta de entrada y pasillo visto frontalmente.

   El conjunto de la construcción está dispuesta en dos niveles,  la parte superior donde encontramos unas estancias  abiertas hacia la costa, destinadas posiblemente a viviendas o locales comerciales. Mediante unas escaleras se comunicaba con el nivel inferior, las termas, aunque también se  accede desde la calle a un vestíbulo que conduce a un patio rodeado en los lados sur y oeste por un pórtico. 

Los dos niveles de las termas

Según pudo comprobar la doctora Jacobelli en sus trabajos de excavación, en las termas se reconocen  dos fases constructivas: la primera  y principal a mediados  del siglo I dC, y una segunda que podría  indicar que estaban en proceso de restauración o ampliación en el momento de la erupción del Vesubio en el 79 dC.

    El núcleo original de la primera fase contiene las piezas básicas de toda terma romana. Constaba de un pequeño vestíbulo donde los esclavos encargados de la recaudación y el mantenimiento atendían a los clientes. Aquel pequeño recibidor daba paso a un vestuario, Apodyterium, una salita rectangular repleta de hornacinas en sus paredes y un banco corrido bajo ellas para que los clientes se desnudasen y dejasen sus pertenencias a buen recaudo. Del vestuario se pasaba al  Frigidarium, estancia para el baño frío, generalmente alta, rematada en una cúpula con una obertura en el centro, había una lujosa piscina al aire libre surtida por cascada a lo largo de una pared decorada con bellos mosaicos.  Se iba entonces a otra sala llamada Tepidarium, que consistía en una sala templada con banquillos de mármol, podía tener baño o no, y servía a los bañistas para habituarse al cambio de temperatura, pues de allí se pasaba a la sala caliente, Caldarium, que contaba  con una pequeña piscina de agua caliente con escalones de acceso en uno de sus lados  servía para la  inmersión.  Allí un esclavo preparado exfoliaba la piel con un instrumento afilado en forma de hoz  y masajeaba al cliente con aceites aromáticos.  El ciclo se completaba repitiendo estas operaciones en sentido inverso: caldarium, tepidarium, frigidarium.  En la pequeña sala de Laconium se podía tomar un baño de vapor entre el tepidarium y el caldarium.  Están dispuestas en sucesión lineal térmica según un eje norte-sur, según la costumbre del Sur de Italia. Naturalmente, existían termas en las que estas habitaciones estaban repetidas para completar el ciclo y otras más modestas en las que simplemente se debía pasar de nuevo por las mismas salas.

    En la segunda etapa se construyeron otros  espacios: una pequeña sala donde se encontró un grifo de bronce, que seria alimentado por un depósito de agua, por lo  los clientes llevarían a cabo un lavado preliminar, una estancia  de aclimatación antes de entrar a bañarse en la piscina  caldeada, natatio,en una gran salacontigua. Toda esta zona estaba unida con la original por el caldarium. También en esta segunda fase se cambió el sistema de acceso al frigidarium, antes sólo a través del apodyterium,  al construirse una nueva entrada desde otro vestíbulo, lo que daría una vista en perspectiva  de la llanura costera de acuerdo  al eje oeste-este. Además en pinturas del frigidarium pertenecen a la segunda etapa de la vida pues se atribuyen al estilo IV pompeyano de pintura romana, se representan escenas acuáticas: un mar azul surcado por naves, peces de diversas formas y colores, así como animales exóticos.

Plano de las termas suburbanas

1-Sala de Espera. 2-Natatio caliente. 3-Sala de aclimatación 4-Caldarium. 5-Tepidarium

6, 9-Frigidarium 7-Apodyterium (sombreado) 8-Nuevo vestíbulo 10-Laconium

11-14- Salas de Servicio (Las salas 1, 2,3 y 8 son de la fase de ampliación, el resto es el edificio

original)

    En comparación con los complejos termales urbanos de Pompeya, las Termas Suburbanas presentan un  tamaño más reducido y salas peor iluminadas; en cambio, parece que los  sistemas de calefacción fueron eficientes. Estaban situadas en un lugar de mucho tránsito, donde mercaderes y marinos podían  acudir antes incluso de entrar en la ciudad. Pero las  diferenciaba de las del interior  que eran de explotación privada, y mixtas,  hombres y mujeres compartían vestuario (apodyterium), cosa poca común.

   Efectivamente, dentro del perímetro urbano encontramos tres grandes espacios dedicados a baños públicos: las Termas Estabianas, las Termas del Foro y las Termas Centrales, además de  algunos establecimientos más pequeños y baños privados en las villas más lujosas. 

   Las “Estabianas”, son las más antiguas de la ciudad, que originariamente, debido a su antigüedad, se abastecían de aguas freáticas. Sin embargo, sufrieron profundas remodelaciones a lo largo de su historia, por lo que el momento de la erupción, el agua provenía de un acueducto. Por el tamaño y las inscripciones encontradas se deduce que eran de uso público. Se accedía a ellas por la Vía de la Abbondanza, y tras traspasar el vestíbulo, donde se conservan restos de estuco en la bóveda, se llegaba a un gran patio porticado trapezoidal, palestra, destinado a prácticas deportivas. Sin embargo, la entrada principal,  era de uso exclusivo para los hombres. Un letrero con la inscripción “mujeres” aparece en la entrada accesible desde una calle lateral. Así pues, había 2 salas calientes, 2 templadas y 2 frías. Las destinadas a las féminas, se caracterizaban por ser más pequeñas y menos suntuosas.

   Las “Termas del Foro” fueron construidas tras la conquista de Sila (80 aC), Al igual que en las Estabianas, se distinguen salas diferentes para hombres y mujeres. En el tepidarium se conservan los frescos de la bóveda, con escenas de carácter mitológico. Por otra parte se sabe que la piscina del caldarium fue un regalo de los duunviros en funciones. Aquí no encontramos salas dobles para la separación de sexos, con lo cual, bien se trataba de un establecimiento mixto, o con diferentes turnos o simplemente inaccesible a las mujeres. El acceso era por la Vía Stabianna, calle que, desde la época de Augusto, se había convertido en el eje económico principal de la ciudad

Respecto a las “Termas Centrales” parece que  estaban en construcción en  79 dC y todavía no se habían utilizado, ya que no hay constancia de hornos ni otros elementos del sistema de calefacción.

   Las termas podían ser estatales o municipales, en donde se podía entrar libremente o pagando precios muy razonables,  un baño completo en tiempos de Augusto podía costar entre un par de ases o un sestercio, o las había también privadas, naturalmente más caras, siempre dependiendo de los servicios que prestaran o de la exclusividad de la clientela. Por eso a las termas acudían hombres libres, esclavos, mujeres y niños, todos tenían acceso, incluidos los extranjeros. También acudían quienes no podían permitirse tener un baño privado en su casa, como ocurría en el caso de los plebeyos y de los esclavos.

  Lo que hace sobresaliente a la Termas Suburbanas son las ocho escenas pintadas de actividades sexuales de  la parte superior de la pared del Apodyterium. Son las que se han conservado de una de las paredes, pero originalmente debían de decorar otra, representando tal vez dieciséis variedades distintas de posturas para practicar el sexo. Debajo de las escenas encontramos otras pinturas que representan unas cajas o cestas de madera, todas ellas debidamente numeradas, todavía pueden leerse los números I-XVI. Estos vestuarios no disponían de nichos empotrados para guardar la ropa como en otras termas, sino que aún son visibles las huellas de un estante que recorría toda la habitación por debajo de las pinturas, y en el cual habría habido unas cajas o cestas individuales. La pintura al fresco era aplicada sobre la pared aún húmeda, por lo que los colores penetraban en ella profundamente. También se utilizó la técnica del falso fresco, que consistía en dar los colores diluidos en cal sobre la pared seca.

 VISTA DE LA PARED CON LAS CUATRO PRIMERAS ESCENAS Y LOS CAJONES NUMERADOS

 

Su vital importancia radica en que contextualiza el arte erótico romano, restaurando, en la medida de lo posible, también las condiciones sociales en que fueron creadas.

    En efecto,  las escenas del Apodyterium están en el  mismo lugar donde fueron pintadas y con la intención para la que fueron colocadas. Al contrario que la mayoría de las pinturas de carácter erótico, sacadas de las excavaciones de Pompeya y Herculano desde el siglo XVIII, que eran o bien destruidas in situ o bien guardadas en cajones encerrados en  sótanos, y posteriormente en el “Gabinete secreto” del Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, solo visitado con muchas restricciones hasta hace unos años, pues “el pueblo en general podía ver corrompida su integridad moral o cuya sensibilidad podía escandalizarse al contemplar tales indecencias”.

    Sólo unas pocas fueron preservadas por los excavadores en los muros de los edificios en los que se hallaron, como ocurrió, por ejemplo, en la Casa de los Vettii, excavada a finales del XIX. La mayoría de estas imágenes, pues, están actualmente separadas de su contexto, e incluso allí donde se ha preservado una parte del antiguo contexto, no las miramos como lo hacían los romanos que las encargaron a los artistas, eligieron el lugar en el que querían colocarlas y disfrutaron, tanto ellos como sus familiares y amigos, con su contemplación.

ESCENAS ERÓTICAS DEL APODYTERIUM

    En general, el estudio sobre la pintura erótica viene  determinado por  la complejidad del análisis de los frescos  más allá de los límites de una publicación general de un solo monumento.  Por ello la profundización de los frescos las Termas Suburbanas ofrecen un punto de partida interesante para la investigación en un género de los que han intervenido en el pasado, y en parte todavía pesan, fuertes prejuicios. Hoy en día, a pesar del principio de abortar cualquier separación estricta de los objetos eróticos en los museos, todavía se encuentran con dificultades  para aquellos que quieren estudiarlos, e incluso entre los estudiosos todavía hay una tendencia a tratar arte erótico como materia independiente en lugar de considerar que una parte integral de los contextos  culturales en los que se ha desarrollado en el mundo antiguo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s