LAS COLINAS ASIRIAS

LAS COLINAS ASIRIAS

Intriducción

HISTORIA DEL IMPERIO ASIRIO Y SU RELACIÓN CON EL REGISTRO BÍBLICO

Portada del libro donde se representa al ángel exterminador de Yahveh que, según la Biblia, mató a 185.000 asirios en una sola noche gracias a la petición del rey Ezequías; y a la izquierda, el prisma de Senaquerib donde , por el contrario, explica que las tropas asirias se retiraron de Jerusalén al pagar el rey judío una gran suma de rescate en oro y plata.

En esta época en que se exige rapidez en la información y formatos cada vez más fáciles de consumir, los historiadores se debaten entre escribir para un público totalmente académico o disminuir la brecha entre la historia y las personas interesadas en anécdotas históricas.

¿Por qué escribir un libro, si con el esfuerzo que lleva escribir se puede escribir diez artículos de diversos temas, o estudiar en museos o yacimientos? Mi respuesta, quizás ilusa, es esta: porque este libro es lo más importante que he escrito en mi vida; escribir este libro sobre el Imperio Asirio y su relación con la historia bíblica a la luz de la arqueología y las fuentes escritas ha sido mi sueño desde hace 25 años.

El Imperio Asirio fue durante unos tres siglos (IX-VII aC.) Lo que hoy llamaríamos la 1ª potencia mundial, al menos en todo el Oriente Próximo. Sus ejércitos fueron invencibles. Podemos conocer su civilización gracias a su legado, presente en los grandes museos del mundo, en forma de grandes relieves, tabletas e inscripciones en escritura cuneiforme, esculturas y gigantes toros alados (lammasu).

Sin embargo, durante mucho tiempo cuando se mencionaba a los asirios, lo primero que venía a la cabeza eran imágenes de guerra y brutalidad, percepción negativa de la antigua Asiria que ha sido transmitida a través de los relatos bíblicos, independientemente de la precisión que la Biblia hacía de ciertos eventos.

La particularidad de este ensayo es que en España se han hecho muy pocos estudios exhaustivos sobre este tema concreto, siendo que hay abundante bibliografía inglesa, francesa, italiana, etc.

En este profundo ensayo se repasa desde su primera mención de Asiria en Genesis, toda su relación según el Antiguo Testamento, según las fuentes históricas y, sobre todo, según el registro arqueológico.

Para llegar al descubrimiento de las principales ciudades de aquel mítico imperio, su conservación en los principales museos del mundo, así como el presente del pueblo asirio.

Se puede adquirir por Amazón o envio personal del autor:

El libro comienza en las explicaciones del Génesis bíblico donde se menciona ya a Asiria, Nínive, a Nemrod (Sargón de Akad) y Babel (Babilonia). El estrecho paralelismo de los relatos bíblicos y mesopotámicos (La creación de la tierra y el hombre, el paraíso, la serpiente, la expulsión del paraíso, la llegada los nefilim, el diluvio, la salvación, etc…)

Una segunda parte, donde los caminos de Asiria y el pueblo hebreo se separan, me sirve para explicar el desarrollo político, religioso y cultural de ambos pueblos durante el II milenio aC.

La tercera parte es, diríamos, el meollo del libro, los siglos IX al VII, donde detalladamente se contraponen y verifican el relato bíblico con el registro histórico, a veces complementarios, a veces contrarios. Conoceremos la evolución de Israel como nación, no solo según la versión bíblica sino a raíz de los descubrimientos arqueológicos, así como también descubriremos los grandes aciertos y errores que llevaron a la civilización asiria a su máximo esplendor, su rápido declive y desaparición en el año 609 aC.

El descubrimiento de los Lammasu de Nínive en el siglo XIX

Pero el hombre sigue caminando en el tiempo, y nos trasladamos, en la cuarta parte, al siglo XIX, con los grandes descubrimientos arqueológicos de todo Próximo Oriente, sus implicaciones colonialistas pero su evolución hacia una c arqueológica científica y a la antropología durante el siglo XX. Las terribles guerras en la zona desde los años 90 hasta la actualidad que han destruido y expoliado el rico patrimonio. Sin embargo concluiré con un rayo de esperanza, con cierto sentido, y ánimo optimista basado en la expectativa de que la condición humana puede ser mejorable y los esfuerzos de muchos puedan dar resultados favorables relacionados con eventos o circunstancias de la propia vida y el Próximo Oriente en su conjunto.

La arqueología consigue evitar el desgaste del tiempo, con su dulce violencia, hace revivir la piedra en su masa y en la luminosidad de su textura, en su pátina y en sus reflejos. En otros términos, cuando el trabajo del tiempo acentúa las líneas de fuerza arquitectónicas, los ángulos, los perfiles, los contornos, iluminando sus proporciones, las figuras y la esencialidad morfológica que marcan aún más incisivamente el ritmo de las formas y los movimientos. En este conflicto que opone la resistencia del material y del alma de la geometría a la negación del tiempo, el deseo de eternidad a la amenaza de la muerte, la naturaleza sigue recogiendo su presencia en torno al templo en ruinas, cuando aún no es un montón de escombros, cuando aún, en el umbral de su existencia, se intuyen sus líneas y sus formas.

Mi propósito principal de este ensayo ha sido la recapitulación sumaria y ordenadamente la infinita literatura que sobre el tema se ha escrito. La extensa recopilación de datos históricos que contiene este ensayo no pretende sólo el conocimiento admirado del poder transformador y creativo de los asirios y los hebreos, sino que constituye un respetuoso homenaje y una profunda reflexión acerca de su influencia cultural y política en el mundo de hoy. Los sucesos históricos a través de los cuales ha tenido su influencia sociedad actual quizá pasen desapercibidos, para la mayoría de las personas por considerarlos de poca importancia antiguos y de un lugar muy lejano, desprecio que ocasiona que se encuentren ocultos, atesorados en las mentes de los historiadores o archivados en bibliotecas y museos.

El Rey Asurbanipal en su trono en su palacio en la ciudad de Nínive

No obstante lo anterior, ha sido una tarea muy gratificante personalmente. Me permito citar, a modo de conclusión, a Mildred de la Torre Molina. (Doctora en Ciencias Históricas, investigadora y profesora de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana, Cuba) en una entrevista en el año 2011:

“Estoy satisfecha y muy contenta porque he podido hacer lo que he querido hacer, y he realizado mi propio diseño de lo que debe ser la historia, con sus defectos e imperfecciones pero con sus increíbles y nobles virtudes. Soy hija de esta Revolución, soy obra suya, su discípula. Me siento feliz y optimista. Y creo que si no he logrado todo lo que me he propuesto es porque los sueños están a veces por encima de nuestras posibilidades, aunque aún a la altura de este tiempo, no he renunciado a esos sueños y nunca renunciaré a ellos”.

1-Lammasu 2-Símbolo del dios supremo Asssur 3- Representante israelita reverenciando al rey Salmanasar III 4-Puerta de Nergal en Nínive 5- Busto del Rey Sargón II

Debo agradecer especialmente a tres de las personas que más me han formado, sin ellas hubiera sido imposible este libro… El reverendo José María González por enseñarme las profundidades de la historia bíblica. A Margarita Genera,  profesora de Arqueología y Prehistoria, por su hincapié en la trascendencia del método científico en la arqueología.  Y sobre todo la profesora Ana María Vázquez Hoys, catedrática,  que me inculcó muchas cosas de su materia que están reflejadas en este libro, pero sobre todo me demostró que respecto a las sociedades del Mundo Antiguo, si ponemos balanza sus virtudes y defectos no tendrían nada que envidiar a las sociedades posteriores, ni siquiera a la sociedad actual con todos sus avances tecnológicos.

¿Qué conocemos del Imperio asirio o Asiria? Muchos podríamos decir que hemos visto las salas enteras que el British Museum de Londres tiene dedicado a los grandes relieves que explican el arte y parte de la historia de los asirios. También otros grandes museos como el Louvre de París, o en Berlín, en Chicago u otros, tienen obras que forman parte de este antiguo imperio; aparte de los relieves, destacan los Lammasu, esculturas de gran tamaño que representa un cuerpo de león o de toro alado con cabeza humana, que se colocaba a las entradas de las ciudades y en las puertas de los palacios asirios como signo de protección. La arqueología ha sacado a la luz miles de tablillas de barro, prismas y cilindros, inscritos todos con escritura cuneiforme, en los que se explican importantes acontecimientos históricos, ritos religiosos, asuntos legales o comerciales. Se calcula que más de 100 museos en todo el mundo tienen piezas de la antigua Asiria. Pero lo que es una gran tragedia es el hecho de no poder visitar in situ los yacimientos de las ciudades, palacios y templos que formó Asiria. Porque la región donde estaba Asiria es la actual Irak, una tierra con continuas guerras desde hace decenas de años y que han hecho que una de las cunas de la humanidad sea una tierra abatida y muy peligrosa para visitar (y para vivir aún más, puede ser mortal).

Galeria de relieves asirios de British Museum

    Asiria formó parte de una región más grande, Mesopotamia, la primera civilización urbana. Mesopotamia significa en griego antiguo “entre ríos”, y la denominaron así los griegos porque su territorio estaba comprendido entre los ríos Tigris y Éufrates. Fue la primera civilización de la que conocemos su historia gracias a la escritura, tuvo ciudades muy importantes que se consideran de las más antiguas del mundo. Hace unos 6000 años, la humanidad dio un gran paso adelante en su desarrollo cultural con la aparición de las primeras tres grandes civilizaciones urbanas. Está bastante consensuado que la civilización mesopotámica fue la primera, un poco más tarde apareció Egipto, alrededor del río Nilo; y luego la civilización hindú también gracias al río Indo. Sin embargo, en la historia de Mesopotamia el periodo más conocido se situaría entre el 3100 y el 538 aC, durante el cual dominaron tres pueblos consecutivamente: los sumerios, los babilónicos y los asirios.

   Durante el III milenio aC. esta región de Asia Occidental estuvo bajo la influencia de la civilización sumeria, establecida en la llanura sur de Mesopotamia. Con los sumerios se inició la escritura sobre tablillas de barro que se dejaban secar al sol o se cocían y se conservaban. Al crear la escritura, como un registro que comprendía todos los asuntos de su sociedad, los sumerios crearon el concepto de Historia.

     Gracias al gran invento de la escritura y sus consecuencias, Sumeria adquirió un gran poder y las regiones del norte de Mesopotamia quedaron más atrasadas en cuanto a cultura y civilización y tuvieron que someterse a los sumerios. Posiblemente algunos colonos sumerios se desplazaron hacia el norte del río Tigris tras un hipotético desastre climatológico y que allí fundaran la ciudad de Assur, que con el tiempo dará nombre a toda la región. Fue entonces el nacimiento de Asiria.

Recreacion de lo que podria ser Ninive en el siglo VII aC, en todo su explendor.

  Como nación, Asiria fue un reino que duró unos 1.600 años. Como los asirios perduraron por mucho tiempo, los historiadores dividen su cultura en los períodos “antiguo”, “medio” y “neo”, sin embargo los asirios mismos vieron su historia como una larga sucesión de reyes desde de un período arcaico hasta el colapso del imperio neoasirio el siglo VII aC., de hecho, las divisiones actuales han sido hechas por los eruditos modernos basándose en los cambios lingüísticos, no en las dinastías políticas.

     El Antiguo Testamento se refiere a muchos pueblos antiguos que interactuaron con Israel, egipcios, cananeos, filisteos, arameos, fenicios, árabes, persas… pero, por encima de todos, el más odiado y temido fue el asirio. Historiadores y arqueólogos han reunido una amplia información sobre el auge y la caída del imperio asirio, corroborando algunos relatos bíblicos. Según la Biblia la simple mención el nombre de Asiria helaba la sangre de los habitantes del antiguo Oriente Medio. Por ejemplo, el libro bíblico de Jonás dice que cuando este profeta recibió la comisión divina de predicar un mensaje de juicio a Nínive, la capital asiria, salió huyendo en dirección opuesta (Jonás 1: 1-3). Quizás lo hizo debido a la sanguinaria reputación de los asirios. Ahora bien, ¿por qué se ganaron esta fama? ¿Fueron los asirios solo un pueblo violento y belicoso como afirma la Biblia?

El ejercito asirio asaltando una ciudad, maquinas de guerra con ariete para agujerear las murallas, arqueros…

La realidad es más amplia. Los asirios, desde un reino mediano que tenia unos 1200 años de existencia, desarrollaron un vasto e implacable imperio durante tres siglos, del IX al VII aC., en los que extendió a otras tierras desde su país en el extremo septentrional de la llanura mesopotámica. Fueron enemigos de Judá y de Israel, y la Biblia los menciona muchas veces en ese sentido. Ciertamente el conocer mejor a este pueblo antiguo nos ayudará a entender cosas que la Biblia dice. Hasta algún registro asirio confirma la veracidad de la historia y profecías bíblicas.

 La investigación histórica de la antigua cultura Asiria revela que aunque fueron los mayores guerreros de su tiempo, pero fueron también un pueblo de excelentes comerciantes, diplomáticos y con alto nivel de alfabetización que registraban muy detalladamente su historia, sus rituales religiosos y sus creencias. Los asirios, como los demás pueblos en Mesopotamia, sabían leer y Escribir y desarrolló su propio dialecto del idioma acadio, que utilizaron para Escribir Miles de documentos en escritura cuneiforme.

Finalmente, he de decir que he tenido que dedicar una cuarta parte, tanto al significado arqueológico de la civilización asiria, del imperio Otomano, del romanticismo arqueológico del siglo XIX, del descubrimiento de la bíblica Nínive, de Agatha Christie, de Sadam Husein, de las guerras del Golfo de 1993 y 2003 , del expolio del museo de Bagdad, del Estado Islámico, de los Asirios actuales y de la única esperanza que nos queda para salvar un pasado glorioso e irrepetible…

Por todo ello, invito al lector de este articulo a leer el ensayo completo LAS COLINAS ASIRIAS, creo que no le defraudará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s