¡Santiago y cierra España!

El grito de “¡Santiago y cierra España!” resonó en toda la península, dando ánimos a los cristianos para reconquistar las tierras perdidas, transformar las mezquitas en iglesias, e invitar a los infieles a convertirse al cristianismo si deseaban conservar la cabeza en su sitio. Queda muy bonito para un cronicón o un romance, pero la realidad confirma que nunca se libró una batalla en Clavijo, eso es incuestionable,  todos los historiadores la niegan, incluso los pertenecientes a la religión católica. Sin embargo, se sigue contando la fábula que, hubo una batalla teóricamente el 23 de año del año 844 en Clavijo, cerca de Calahorra (La Rioja) donde el Apóstol Santiago se apareció con un caballo blanco y ayudó al rey Ramiro I a vencer a las huestes musulmanas.

Lo cierto es que, en agradecimiento por tan milagroso favor,  el rey Ramiro I estableció el voto de Santiago,  que los reyes cristianos debían entregar todos los años a la basílica de Compostela el diezmo de los cereales cosechados, y el del botín conquistado en las batallas, entonces muy frecuentes, por encontrarse en plena reconquista. Este tributo especial se añadía al de las primicias de las cosechas y vendimias, que los campesinos debían entregar a los párrocos en todas las iglesias de la cristiandad.

¿Qué hay de realidad histórica y de mito?

El registro bíblico

Santiago era hijo de Zebedeo (Mt 4:21), y tenía un hermano llamado Juan, que sería también discípulo de Jesús. Probablemente también su madre Salomé seguía a Jesús (Mt 20:20). Su maestro Jesús les puso el sobrenombre de «Boanerges» (Mc 3:17), que, según el mismo evangelista afirma, quería decir «hijos del trueno» por su carácter impetuoso; el episodio narrado por Lucas en que Santiago y su hermano Juan desean invocar a Dios para que consuma a fuego una ciudad de samaritanos (Lc 9:54) hace honor a este nombre. Junto con su hermano Juan y el apóstol Pedro, tiene un trato privilegiado con Jesús: es testigo presencial de la resurrección de la hija de Jairo (Mc 5:21-43), de la transfiguración de Jesús (Lc 9) y de la oración en el Huerto de los Olivos (Mc 14:33). También formó parte del grupo  de discípulos que fueron testigos del último signo realizado por Jesús ya resucitado: su aparición a orillas del lago de Tiberíades y la pesca milagrosa (Jn 21:1-8). Los Hechos de los Apóstoles registra su presencia en el Cenáculo en espera orante de la venida del Espíritu Santo (Hch 1:13). Santiago es condenado a muerte y decapitado por orden del Rey de Judea Herodes Agripa I (Hch 12:2). Por este dato se puede fechar la muerte de Santiago entre los años 41 y 44, pues fueron los años en que Agripa I fue rey de Judea.

2- JUAN DE JUANES 1592 la santa cena
La Santa Cena, Juan de Juanes, 1592

Así pues, en ninguna parte del Nuevo Testamento indica que el apóstol Santiago haya predicado alguna vez fuera de Palestina. Fue el apóstol Pablo, cuyo servicio misional comenzó en el año 49, a quien llegó a conocerse como “apóstol a las naciones”, no Santiago. (Romanos 11:13; Hechos 9:15 y Gálatas 2:7.) Cuando Pablo escribió a los cristianos de Roma en el año 55 E.C. expresó su “meta de no declarar las buenas nuevas donde Cristo ya hubiera sido nombrado”. Y sin embargo, en vista de que ya no tenía más “territorio sin tocar” en Asia Menor y Grecia, planeaba ir a España. Esto da a entender que para esa fecha el mensaje cristiano todavía no se había difundido en España. (Romanos 15:20, 23, 24.) Respecto a la cuestión de si Santiago estuvo en España, el profesor jesuita Bernardino Llorca, admite en su Historia de la Iglesia Católica que para los entendidos católicos “resulta una gran dificultad contra su autenticidad el hecho de que no se hallan noticias ciertas sobre su presencia hasta seis siglos después de los acontecimientos”. (Páginas 122-3.)

3 Empire romanus
EL IMPERIO ROMANO

La versión  alternativa medieval

Sin embargo, según una tradición medieval, tras el Pentecostés del año  33,  los apóstoles son enviados a la predicación, Santiago cruza el mar Mediterráneo y desembarca para predicar el Evangelio en la Hispania (actuales España y Portugal). Según unos relatos, su prédica habría comenzado en la Gallaecia, a la que habría llegado tras pasar las Columnas de Hércules. Según el escritor gaditano Fray Gerónimo de la Concepción, Santiago fue quien consagró el Templo de Hércules a San Pedro (en el islote Sancti Petri). Siguió bordeando la Bética y la deshabitada costa de Portugal; otras tradiciones afirman su llegada a Tarraco y su viaje por el valle del Ebro, hasta entroncar con la vía romana que recorría las estribaciones de la Cordillera Cantábrica y terminaba en la actual La Coruña. Una tercera versión postula su llegada a Carthago Nova (actual Cartagena, por el barrio de Santa Lucía), de donde partiría hacia el norte.

En cualquier caso, la tradición de la evangelización por el Apóstol Santiago indica que este hizo algunos discípulos, y siete de ellos fueron los que continuaron la tarea evangelizadora una vez que Santiago regresó a Jerusalén. Para ello fueron a Roma y fueron ordenados obispos por San Pedro. Son los siete Varones apostólicos.

De acuerdo a la tradición cristiana, hacia el año 40, el 2 de enero, la Virgen María se apareció a Santiago e en Caesaraugusta. María llegó a Zaragoza «en carne mortal», fue una aparición espectacular de María, la madre de Jesús (aunque todavía seguía viva en Palestina) que le infundió ánimo —mucho antes de su asunción— y como testimonio de su visita habría dejado una columna de jaspe conocida popularmente como «el Pilar». Se cuenta que Santiago y los siete primeros convertidos de la ciudad edificaron una primitiva capilla de adobe en la vera del Ebro.

Santiago regresaría a Jerusalén junto con los varones apostólicos para acompañar a la Virgen en su lecho de muerte. En el año 44 fue torturado y decapitado por orden de Herodes Agripa. Sus compañeros trasladarían el cadáver hasta Galicia.  Según la leyenda, sus discípulos rescataron el cadáver, lo llevaron a la costa y desde Jope embarcaron en una nave milagrosa hecha de piedra. El cuerpo y la cabeza fueron recogidos por siete discípulos, según unas fuentes, o por dos, Atanasio y Teodoro, según otras, con intención de llevarlos a enterrar en el Finisterre. Se ignoran los motivos de ese capricho, dada la lejanía de ambos lugares, en una época en la que no existían ni aviones para viajar con velocidad ni cámaras frigoríficas para conservar los cadáveres. Al cabo de una semana de viaje (en el que recorrieron ¡más de 5.000 kilómetros!) llegaron a Galicia y enterraron a su maestro en una tumba sin lápida cuya “ubicación” con el tiempo se olvidó y se perdió.

La milagrosa aparición desde las estrellas

 Cierta noche del año 813, un ermitaño llamado Payo vio un fenómeno celestial. Sin dudarlo, se lo comunicó a su obispo y con el tiempo se descubrió en el lugar un sepulcro de mármol. Los cadáveres que contenía fueron supuestamente identificados nada menos que con el apóstol Santiago y dos de sus discípulos. El rey  Alfonso II el Casto, que visitó la zona, declaró que los restos eran auténticos y proclamó a Santiago el “Protector de España”.

4. hallazgo tumba
Tumba de Santiago en el siglo XIX

Es cierto que desde el siglo VII existían fuentes que reconocian la presencia de Santiago en España. En el Breviarium Apostolorum de la liturgia bizantina (siglo VII) se dice que fue en España donde predicó Santiago: “Hic (Iacobus) Spaniae et occidentalia loca praedicat”. Pero nada decían que sus restos mortales estuviesen en Galicia, hasta su milagrosa aparición en el siglo IX

Así nació el santo patrón. El descubrimiento había tenido lugar en un momento muy oportuno para los asediados enclaves cristianos del norte de España que en ese entonces estaban rodeados por los musulmanes. Era la reliquia que necesitaban para contrarrestar la influencia del ‘brazo del profeta Mahoma’, conservado en Córdoba, en el sur de España, y que, según decían, hacía invencibles a los moros. Santiago pronto se convirtió en el adalid que aglutinaba el espíritu combatiente contra los moros, que en ese tiempo ocupaban la mayor parte de la península.

5- primer santiago
Recreación de como debió construirse el santuario del apóstol Santiago en el siglo IX

Para los  cristianos, la leyenda se convirtió en realidad, pues no mucho después se vio al propio Santiago combatiendo a su lado. Según la tradición, se apareció en la batalla decisiva de Clavijo y, montado en un caballo blanco, ayudó a vencer a los moros. Tras esa victoria se le llegó a conocer popularmente como Santiago Matamoros. (Sin embargo en el evangelio de Mateo 26:52-53 leemos “De pronto,  Pedro, uno de los que estaban con Jesús se llevó la mano a la espada y la sacó, atacó al esclavo del sumo sacerdote y le cortó la oreja. Jesús entonces le dijo: `Guarda tu espada, porque todos los que usan la espada morirán a espada. ¿O crees que no puedo rogarle a mi Padre que me mande ahora mismo más de 12 legiones de ángeles? ´ ”.

6- Batalla de Clavijo Jose Casado, 1885
“Batalla de Clavijo”, José Casado, 1885

Lo verdaderamente importante es que gracias a esta visión en el siglo XI se construyó una catedral sobre el sepulcro, y del lugar donde Payo tuvo la visión de un fenómeno estelar, y de ahí  surgió la ciudad de Santiago de Compostela (literalmente: “Santiago del campo de estrellas”). A lo largo de toda la Edad Media, Santiago se convirtió en uno de los principales centros de peregrinaje de la cristiandad, superado tan solo por Jerusalén y Roma. Sobre ella se fueron edificando templos cada vez más esplendorosos, prerrománicos, románicos, góticos, hasta llegar al barroco actual.

 

 Los intereses creados desmontados

 Sin embargo surge una cuestión muy importante, ¿Por qué siete siglos de silencio? Las reliquias de huesos de cientos de santos y mártires, depositadas en decenas de catedrales, iglesias, monasterios o ermitas alrededor de la Europa cristiana están datadas desde el sigo I. La lista es inmensa, cualquier católico lo sabe, ¿Por qué las reliquias de Santiago tienen un vacío de siete siglos? ¿Por qué Santiago no tuvo a bien actuar de la misma manera en la batalla del Guadalete, para evitar la derrota de los cristianos y con ella la invasión de la península por los fanáticos mahometanos? Se hubieran ahorrado 133 años de enfrentamientos hasta entonces, y los que faltaban hasta el 1492, año de la victoria final con la toma de Granada al último rey moro. He aquí pregunta absurda, como si los milagros debieran hacerse con arreglo a la lógica humana: los santos actúan cuando le place a su santa voluntad.

8- mediterraneo
LA EUROPA MEDIEVAL

Es increíble que los cristianos españoles hubieran olvidado durante siete siglos los huesos del apóstol, cuando los monasterios y las iglesias rivalizaban en presumir de poseer las más absurdas reliquias de santos de menor relevancia. El historiador y sacerdote Louis Duchesne[1]  publicó en 1900 en los Annales du Midisu estudió sobre Saint Jacques en Galice Duchesne, donde afirma sin tapujos  que todo fue un montaje eclesiástico para incitar a los crédulos medievales a la guerra contra los invasores mahometanos, y de paso obtener un beneficio económico.

     Sostienen el mismo criterio prestigiosos ensayistas, salvo los clérigos recalcitrantes. Por ejemplo, Claudio Sánchez Albornoz, Henry Chadwick, Delehaye, Tellemont, Natal Alexandre, y muchos más no fanatizados por las opiniones de los clérigos, que tienen organizado un próspero negocio alrededor de los huesos, como es lo usual en la religión que cobra por realizar sus  rituales y vende bulas e indulgencias a las personas incautas.

7- santiago-apostol-21 báculo
Una de las primeras esculturas de Santiago con su típico báculo, siglo XVII

Duchesne desmontó la leyenda sobre los huesos ricamente conservados en la catedral compostelana.  ningún escritor, crónica o documento mencionan la existencia del sepulcro compostelano antes del siglo VII, porque el culto comienza en el IX, y la Iglesia cristiana mozárabe lo ignoró. Naturalmente, no se conserva el documento firmado supuestamente por Ramiro I, que dicen lo vio todo el mundo hasta que se extravió. Qué despiste. Lo cierto es que el arzobispo de Santiago fue desde entonces uno de los hombres más acaudalados de España, y lo sigue siendo.

 

La IglesIa Católica contraataca

Al papa Pío X le escandalizaron las teorías de Duchesne. En 1912 mando escribir en el Index librorum prohibitorum su monumental Histoire ancienne de l’Église, publicada en tres volúmenes entre 1907 y 1910, obra de “erudición exactamente documentada”, texto de consulta obligada para todos los interesados en esa cuestión que sean creyentes, por supuesto.

10 Escavacion subsuelo de la basilica dirigidada por M Chamoso, canonigo Lopez Ferreiro
Excavación del subsuelo de la basílica de Santiago dirigida por M. Chamoso (1905-1913)

Según se explica en el Index Librorum el cadáver estaba incorrupto naturalmente, y lo depositaron sobre una piedra que milagrosamente se convirtió en sarcófago. Tal vez entonces debió de empezar la putrefacción, puesto que según los arzobispos solamente quedan de él unos huesos. Los científicos no han explicado hasta ahora por qué no se corrompió en siete días de navegación y lo hizo después. Con la llegada del muerto y los dos discípulos empezaron a sucederse los acontecimientos milagrosos en la zona. Fueron tantos y tan sobrenaturales que, la legendaria reina sueva del lugar, supuestamente llamada Lupa, se convirtió al cristianismo, y cedió su propio palacio como túmulo en el que guardar el cuerpo santo, que ya debía de estar en los huesos. Cuenta la tradición  que a la muerte de los dos discípulos fueron enterrados uno a cada lado de su patrón. Y nadie se volvió a acordar del sepulcro durante siete siglos. En tanto las iglesias reunían las más diversas reliquias, como las conservadas en la llamada cámara santa de la catedral

La leyenda santiaguera se fue enriqueciendo en los cronicones y romances. En ellos se relata que Mauregato consiguió hacerse con el trono de la Asturias resistente en el año 783, gracias a la colaboración de Abderramán I, emir de Córdoba. En agradecimiento, Mauregato aceptó pagar, así como sus sucesores, un tributo anual de cien doncellas a su benefactor. Este tratado molestó a los condes asturianos, que organizaron una sublevación contra Mauregato y lo mataron en 789. Durante su breve reinado de cinco años parece que fue compuesto el Himnus Sancti Jacobi fratris Sancti Johannis, quizá por Beato de Liébana, la primera pista fiable sobre el culto al apóstol.

 Volvemos a ahcer la preguna ¿Por qué hasta el 813 no se le ocurrió a la potencia celestial que fuera, colaborar en el descubrimiento de la tumba de Santiago, perdida y olvidada desde hacía tantos siglos? Pregunta absurda: los seres humanos carecemos de capacitación para comprender los designios celestiales.

   Éste es el motivo de que el apóstol sea venerado en España con el apodo de Santiago Matamoros: un altorrelieve en el pórtico de la catedral compostelana lo representa montado en su caballo blanco, sosteniendo un estandarte en la mano izquierda y blandiendo ferozmente la espada en la derecha. Esta iconografía, por lo general con un mahometano rendido bajo las patas del caballo, jalonaba los templos en el llamado camino de Santiago. En los últimos años, para no molestar a los emires dueños del petróleo en el Golfo, los colegas del  rey  Juan Carlos I, se han quitado varias figuras morunas de las imágenes. En las pinturas es más difícil eliminarlas.

 

Un mito que da mucho dinero

Está comprobado que el voto al apóstol es un invento creado en el siglo XIII por Rodrigo Jiménez de Rada, astuto arzobispo de Toledo, en su cronicón titulado De rebus Hispaniae. Los historiadores se atrevieron ya en el siglo XVIII, el definido como de la Ilustración, a separar la realidad de la leyenda, pero la Iglesia impuso silencio y obligó a seguir pagando. Así se estuvo repitiendo el voto anual, como ejemplo de fanatismo del que se benefician por igual el altar y el trono, las dos instituciones deseosas de mantener la incultura popular para su provecho, hasta que las Cortes de Cádiz concluyeron en 1812 que si nunca se libró la inventada batalla de Clavijo, no era cierto el voto y debía suprimirse, como así se hizo. Por poco tiempo, ya que el indeseable Fernando VII lo restableció en 1816.

9-catedral-romanica-@-arturo-franco-taboada_2515_p
Catedral Románica Santiago de Compostela y la ciudad en la Edad Media (Ilustración de Arturo Franco Taboada)

Como hemos dicho según la tradición, Santiago se detuvo a descansar en Zaragoza, y allí se le apareció la virgen María “en carne mortal” el 2 de enero del año 40, y le dejó una columna de jaspe como recuerdo de la visita. Por ello a esa virgen se la llama Pilar, y es la patrona de Zaragoza. Fue elevada al rango de capitana general de los ejércitos españoles por Alfonso XIII el 8 de octubre de 1908, saltándose todo el escalafón, y el mismo crédulo monarca la nombró patrona de la Guardia Civil el 8 de febrero de 1913. El valor de las joyas que atesora esta imagen de palo de 38 centímetros en su basílica, supera los mil millones de euros. Con su venta se podría paliar la hambruna en África.

Durante la II República, puesto que no había rey obligado a cumplir el legendario voto de su lejano antecesor, quedó eliminada tan fanática costumbre. También por poco tiempo, ya que el general rebelde Franco  convertido en Caudillo[2] la rehabilitó, y sus sucesores a título de rey la mantienen, lo dejó todo atado y bien atado. De nuevo cada 25 de julio lo renueva sumisamente Felipe VI de Borbón, rey de España, que es una nación constitucionalmente sin religión oficial[3], pero en donde se hace lo que manda la Iglesia Católico Romana.

 Cada año se repite la mascarada en Santiago de Compostela. En 2017 año estuvo precedida por una intolerable intromisión del arzobispo compostelano, el impúdico Julián Barrio, y sus secuaces los obispos auxiliar de Santiago y titulares de Ourense, Lugo y Tui—Vigo, firmantes de una carta conjunta, en la que se permitían criticar la actuación de las autoridades civiles elegidas por el pueblo, que al no estar fanatizadas rechazan acudir a sus fiestas. ¿Hubieran preferido organizar un auto de fe con hogueras en la plaza pública, según costumbre de sus antecesores, pero ya no les resulta asequible, y deben contentarse con publicar sus irrisorias cartas?

12 sepulcro_apostol_santiago
El santo sepulcro de Santiago en la actualidad

  El arzobispo Barrio tuvo la desvergüenza de decir en su intervención que “la Iglesia es servidora de los pobres”, cuando lo que ha hecho en toda su historia ha sido robarles con sus bulas, indulgencias, sacramentos inventados, misas sacrílegas, peticiones de milagros a las imágenes de sus vírgenes y sus santos debidamente sobornados, y demás maneras de robar en nombre de su dios deseoso de riquezas mundanas.

Puesto que ellos fabrican las bulas, se reservan la de hacer y decir lo que les venga en gana, con objeto de fanatizar e idiotizar más todavía al pueblo. Nadie se atreve a hacerlos callar y discutirles sus privilegios seculares, por ahora. Hasta que un día suceda lo que cuenta la copla, en justa correspondencia.:

O cura de Carreira,

na monarquía,

 facía dos veciños

o que quería.

 E despois os veciños

 tamén fixeron

 do cura de Carreira

 o que quixeron.” [4]

13 caminos santgo

NOTAS

[1] Louis Duchesne (1843—1922), al publicar en 1900 en los Annales du Midisu estudio sobre Saint Jacques en Galice. El autor era sacerdote de la Iglesia católico romana, ordenado en 1867, una de las personalidades científicas más prestigiosas de Francia: director de la École Française de Roma, miembro de la Académie Française, comendador de la Légion d’Honneur, presidente de la Société des Antiquaires de France, director del Institut Française d’Archéologie Orientale de El Cairo, fundador del Bulletin Critique de Littérature, d’Histoire et de Théologie, catedrático en varios centros docentes, doctor honoris causa de varias universidades europeas (no españolas, claro está), y autor de una extensa bibliografía, traducida a numerosos idiomas ( al español muy poco, claro está),

[2] Solo ha habido cuatro personajes en la Historia de España que se les ha denominado “Caudillo”: el antiquísimo Viriato, los medievales Don Pelayo y el Cid Campeador y, por ultimo…Francisco Franco Bahamonde

[3] Artículo 16.3 de la Constitución de 1978: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal”,

[4] El sacerdote de Carrera, / en la monarquía, / hizo a los vecinos / lo que quería. / Y luego los vecinos / también lo hicieron / el sacerdote de Carrera / lo que querían ”.

 

BIBLIOGRAFIA

 

-Olaizola José Luis: El camino de las estrellas. Vida del Apóstol Santiago” dEd Palabra 2007

-Kendrick, Thomas D. (1960). Saint James in Spain (en inglés). Londres, Methuen. OCLC 2011096.

-López Ferreiro, Antonio (1898). Historia de la santa A.M. Iglesia de Santiago. Tomo I. Santiago de Compostela: Seminario Conciliar Central. OCLC 932806776.

-Márquez Villanueva, Francisco (2004): Santiago: Trayectoria de un mito. Barcelona: Bellaterra.

-Serrano, David: Las peregrinaciones católicas. ¿Parten de un hecho real?  ¡Despertad! Wachttower,  1991

-Llorca, Bernardino,  Historia de la Iglesia Católica Biblioteca de Autores Cristianos, 1960

-Escolar, Arsenio y Escolar García, Nacho: La nación inventada: Una historia diferente de Castilla,  Ed. PENINSULA 2013

Webs:  bloggsspartako.blogspot.com/2012/12/prisciliano-y-la-falsa-tumba-de-santiago.html

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s