LOS LAMASSU

LAMASSU.jpg

Durante el Imperio neoasirio (c.883-612), se colocaron grandes toros monumentales, a menudo con alas y siempre con cabezas humanas, como guardianes de entrada en las entradas de palacios reales como Khorsabad y Nínive . La idea general detrás de ellos era que evitaban el mal. Por lo general, tienen cinco patas. Las deidades protectoras con cuerpo de león también son conocidas, y generalmente se llaman “esfinges”. Estas estatuas monumentales fueron llamadas aladlammû (“espíritu protector”) o lamassu , lo que significa que la palabra femenina original ahora se aplicaba a un demonio masculino. En una interpretación moderna, combinan la fuerza de un toro, la libertad de un águila y la inteligencia de un ser humano. En su papel de espíritus protectores, los Lamassu pueden encontrarse en las puertas de grandes palacios y templos, guardando las entradas, por toda el área mesopotámica. Sin embargo, los ejemplos que nos quedan fueron encontrados en la zona de Asiria, al norte de Mesopotamia, siendo los más famosos los de Dur Sharrukin (actual Khorsabad), los de Nínive y los que quedan en Persépolis, en Irán, en la conocida Puerta de las Naciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s