TESOROS DEL MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL

tesoros_mandama-de-elche

 

 

TESOROS DEL
MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL
El ser humano ha construido la historia llenándola de las más variadas facetas, ha convivido con la naturaleza y la ha transformado. Ha trazado mitos para explicar los fenómenos que le inquietan. Ha levantado caseríos, poblados y ciudades para sustentar complejas organizaciones sociales, reinos e imperios. Ha dictado leyes. Ha fabricado y desarrollado utensilios e instrumentos en función de sus necesidades y del avance de los conocimientos científicos y técnicos. De su mente han surgido bellos y sugestivos relatos, músicas que compiten con las de la naturaleza, y de sus manos han salido hermosas obras de arte guiadas por la estética del tiempo. Ha trazado, en definitiva, una compleja y rica historia a lo largo de milenios. El Museo Arqueológico Nacional testimonia todo ello a través de las colecciones que conserva, y muy especialmente cuanto tiene que ver con la historia de España y su vinculación mediterránea.
Desde su creación en 1867 ha realizado importantes aportaciones a la investigación científica y a la museología. Ahora es preciso adecuar sus instalaciones, la presentación de sus colecciones, sus actividades y sus objetivos a la sociedad del siglo XXI. La reforma del Museo Arqueológico Nacional tiene entre sus fines la modernización, la activa integración en los circuitos museísticos internacionales, y el fortalecimiento de relaciones con los demás museos españoles. Para llevar a cabo todo ello emprendemos la más importante reforma de su historia, un proceso cuya imagen sintetizamos a través de una exposición, reducida, en la que apreciar algunas de las obras más significativas de la historia de la cultura y del arte.
En la muestra Tesoros del Museo Arqueológico Nacional se insertan los más variados objetos creados por el hombre, desde el bifaz paleolítico que durante milenios fue casi su única herramienta, a los delicados marfiles que aúnan el gusto estético con la función para la que fueron creados. Les invitamos a un paseo en el que recrear la mirada con algunas de las primeras obras de arte, los omóplatos de la Cueva del Castillo, pasando por la estética – abstracta – del llamado ídolo de Extremadura, por la belleza clásica y permanente de la Dama de Elche, por esculturas romanas, por el crucifijo románico de Don Fernando y Doña Sancha, hasta llegar al bello Héctor ecuestre de Filarette o a las pinturas que ornan las barrocas sillas de mano.
Les ofrecemos la visión del mito a través de la diosa entronizada de Galera de cuyos pechos mana la fuente de la vida, también los relatos griegos que tan sabiamente fueron expresados a través de las obras de pintores y ceramistas, y que encontraron, ya en la península Ibérica, su propia versión en esculturas como la Bicha de Balazote. Es este un recorrido por los recipientes cerámicos desde el neolítico, en el que apreciar las vasijas ibéricas decoradas con imágenes, para llegar a las delicadas manufacturas de Alcora y a las porcelanas del Buen Retiro. También lo es por algunos de los símbolos de poder y prestigio que han subyugado al hombre: el oro y la plata trabajados en forma de sencillas diademas, como pesados collares, como recipientes en los Axtroki y como quemaperfumes en los llamados candelabros de Lebrija; con tan nobles metales se realizaron extraordinarios aderezos ornados con
filigranas, o piezas cuajadas de perlas y piedras ricas como muestra el tesoro de Guarrazar.
Podrán apreciar cómo el hombre ha recordado y honrado a sus seres ausentes a través de monumentos y ajuares funerarios: sarcófagos egipcios ornados con pinturas y jeroglíficos, sencillas tinajas como cobijo de sepultura, imponentes torres como la de Pozo Moro, parlantes sarcófagos romanos paganos y cristianos, sepulcros como el de Doña Constanza, o estatuas orantes como la del rey Don Pedro I. Les proponemos detenerse en esas pequeñas piezas de poder y propaganda, para llevar en el bolsillo o en la bolsa que son las monedas de todos los tiempos: las espléndidas acuñaciones griegas, el singular y único cuaternión de Augusto, o los veinte excelentes de los Reyes Católicos, y con todas ellas las medallas que surgieron de los mejores talleres europeos.
A través de imágenes, objetos utilitarios y científicos, estelas, relieves, pinturas y efigies, queremos, finalmente, que la exposición sea una puerta abierta hacia el conocimiento, hacia el disfrute estético, y hacia el desarrollo del pensamiento.
Rubí Sanz Gamo
Directora
Museo Arqueológico Nacional
EGIPTO Y PROXIMO ORIENTE
Figura femenina
Plata
Procedencia desconocida
Época Ptolemaica (333-32 a.C.)
Escultura representando a una mujer, de pie y en actitud de marcha, con peluca de rizos y serpiente uraeus en la frente. La estatuilla representa Kheredeankh, madre de Imhotep, el arquitecto que construyó la pirámide escalonada de Saqqara. Kheredeankh aparece representada en numerosos relieves de los templos ptolemaicos y pudo tener vinculaciones con las ciudades de Mendes y Menfis, pero su culto estuvo siempre vinculado al de su hijo Imhotep.
Sarcófago antropomorfo
Madera policromada
Necrópolis de Saqqara (Egipto)
Época Saíta (dinastía XXVI, 664-525 a.C.)
Sarcófago antropomorfo masculino, aunque la última poseedora fue una mujer llamada Taremtchbastet, hija de Ptahirdis. Bajo el collar “Usaj” hay una inscripción que relata el capítulo 172 del Libro de los Muertos, en versión Saíta. En la espalda, pilar dorsal, se han copiado los capítulos 640-643 de los Textos de las Pirámides.
PREHISTORIA
Sandalias y cestillo
Esparto
Cueva de Los Murciélagos (Granada)
Neolítico Medio
Finales Sexto – inicios Quinto milenio a.C.
A finales del S. XIX Manuel de Góngora y Martínez recuperó en la cueva de los Murciélagos (Granada), junto con otros materiales, un importante lote de objetos elaborados en esparto, entre los que destacan varias sandalias y cestillos con decoración pintada formando motivos geométricos. Algunos de estos recipientes contenían ocre, cabello humano y semillas de adormideras (Papaver somniferum), hallazgo que ha sido interpretado como la primera evidencia del uso de plantas opiáceas durante la Prehistoria. Las fechas radiocarbónicas de este conjunto de esparto permiten considerarle el más antiguo testimonio de cestería y cordelería en la Península Ibérica.
Cuencos
Oro
Axtroki (Guipúzcoa)
Bronce Final
Inicios del Primer milenio a.C.
Estas piezas se realizaron mediante batido sobre un molde, con la decoración realizada mediante troqueles. Aparecieron en una peña, uno dentro de otro, y seguramente conformarían una ocultación de carácter ritual o sacro. Se trata de un modelo que con notables variantes formales se repite desde Escandinavia a la Península Ibérica y desde Las Islas Británicas hasta Centroeuropa. Algunas piezas han sido interpretadas como cascos rituales, mientras que en la mayoría de los casos parece tratarse de recipientes usados con fines ceremoniales.
PROTOHISTORIA Y COLONIZACIONES
Tesoro de Aliseda
Oro, plata, vidrio y piedras semipreciosas
Aliseda (Cáceres)
I Edad del Hierro. Orientalizante (siglo VII a.C.)
Este conjunto estaba compuesto por un brasero y dos vasos de plata, un espejo de bronce, una jarrita de vidrio y 285 objetos o fragmentos de oro, muchos de ellos con piedras semipreciosas engastadas. Algunas son piezas importadas, como la jarrita egipcia. El resto son obra de talleres peninsulares y se supone que formaban parte del ajuar de una tumba tumular orientalizante.
La importancia del tesoro radica en el uso de las innovaciones tecnológicas de origen fenicio de las que nos informan muchas de las joyas, como son el uso de la filigrana y el granulado, así como de las soldaduras para elaborar adornos de pequeño tamaño.
También destaca por los motivos decorativos e iconografía de algunas de sus piezas, como la escena repetida en el cinturón donde un personaje lucha contra un león rampante que se identifica con un Despotes Theron (Señor de los animales).
Dama de Elche
Piedra caliza
Elche, Alicante
Edad del Hierro II. Ibérica
Siglo V-IV a.C.
Busto que representa a una dama ricamente ataviada con túnica, manto y velo, que se adorna con tres collares con anforillas y portaamuletos, diadema, dos rodetes laterales y pendientes de placas e ínfulas. Estuvo ricamente policromado con tonos rojos, azules y amarillos y aplicación de láminas de oro, de los que apenas quedan restos.
Se ha especulado sobre su función ya que fue hallada en un lugar habitado, pero con un orificio posterior que sugiere su uso como recipiente funerario. Igualmente, se ha interpretado como la representación de una diosa o de una sacerdotisa, aunque gana fuerza su consideración como el retrato de un personaje real, posiblemente una dama de la aristocracia local.
CLASICAS
Hidria
Arcilla cocida y pintada
Técnica de figuras negras
Ática (Grecia)
Pintor de Madrid
530 a.C.
El mundo arcaico asiste a los últimos esplendores de la aristocracia griega, y de la ideología que sustentó su predominio, basada en la exaltación de los valores competitivos. Esta moral aristocrática tiene como referente a los héroes, cuyas hazañas canta la epopeya. El héroe modélico es Heracles, héroe civilizador que impone el orden sobre el caos, librando al mundo de monstruos terribles. En un momento de locura, llega a enfrentarse con el dios Apolo por la posesión del trípode de Delfos y de su poder oracular.
Cratera de la Locura de Heracles
Arcilla cocida y pintada
Técnica de figuras rojas
Paestum (Magna Grecia)
Pintor: Asteas
350-320 a.C.
Este vaso es una obra maestra de la pintura vascular suritálica. La escena principal recoge el momento culminante de una representación trágica. Heracles, impulsado por los espíritus de la locura, va a arrojar a su hijo a una pira donde arden ya los objetos de su vida doméstica. Asisten a esta terrible escena su esposa, Megara, Alcmena, la madre del héroe, su amigo lolao y la diosa Manía, personificación de la locura. La decoración es una interesante muestra de la arquitectura y planos diversos de un escenario suritálico del siglo IV a.C.
Estandarte
Bronce
La Alcudia (Pollentia, Mallorca)
Fines del siglo II, comienzos del III
Estandarte de un collegium invenum, una pieza única en Hispania. El emperador Augusto creó los Collegia Iuventum tomando como modelo las efebías griegas. Estos colegios preparaban a los jóvenes ciudadanos para la vida cívica. Sólo acudían jóvenes de la alta sociedad, romanos o extranjeros, por favor del emperador. Recibían educación física y preparación intelectual. Los jóvenes se comprometían a seguir y defender intereses colectivos, profesionales o sociales para cumplir con sus obligaciones militares, religiosas y cívicas.
Lex Coloniae Genetivae Iuliae. Tabla I
Bronce
Osuna (Sevilla)
Siglo I
La tabla, y otras cuatro más, contemplan parte de la ley que regulaba la vida municipal de esta ciudad romana llamada Colonia Genua Iulia. Se recogen en esta ley, entre otros aspectos, una serie de disposiciones referentes al funcionamiento de la vida urbana, la fiscalización de la gestión pública, la capacidad y aptitud de los candidatos a las magistraturas públicas y la regularización de sus actividades, la venta y arrendamiento de campos y edificios, la legitimación de los matrimonios y la organización de banquetes públicos.
MEDIEVAL
2.-
Tesoro de Guarrazar
Oro, piedras preciosas, perlas, nácares, piedras naturales, cristal de roca
Guarrazar (Guadamur, Toledo)
Siglo VII
Hallado casualmente en un paraje de Guadamur (Toledo) en 1858, era un conjunto formado por coronas, cruces y objetos litúrgicos de oro, plata y pedrería, que debieron pertenecer a una importante basílica o monasterio. Muchos de los objetos fueron destruidos, tras el hallazgo, y otros, más tarde, robados. Quedan tres lotes de joyas que se guardan en el Museo parisino de Cluny, en el Palacio Real de Madrid y en este Museo Arqueológico Nacional. Constituyen la mejor muestra de la orfebrería de la época visigoda.
Destacable es la corona ofrecida por el rey Recesvinto (649-672), cuya diadema está formada por doble chapa de oro en dos semicírculos articulados por charnelas. La exterior, repujada y calada con decoración vegetal y red de zafiros y perlas engastados en cápsulas. Del borde inferior cuelgan las letras que expresan la dedicatoria del monarca. Los eslabones de las cadenas se inspiran en la hoja del peral y se unen, arriba, en una doble azucena y un capitel tallado en cristal de roca. La cruz que pende en el centro de la corona tuvo un primer destino como cruz pectoral, y sus zafiros se hallan sujetos con garras, contrastando con las perlas alojadas en las cápsulas de los extremos.
Un grupo de tres coronas se construye con elementos fusiformes en retícula, con chatones de pedrería y nácares en las intersecciones. Una simple lámina de oro, repujada con ornatos vegetales y geométricos se emplea para formar otras dos coronas, adornada también la primera con pedrería en su zona medial.
Dos cruces colgantes, patadas, de gruesa chapa áurea rebordeada, se adornan con zafiros, amatistas y nácares, en ambas caras, y una tercera más simple se enriquece tan sólo por el anverso.
Crucifijo de Don Fernando y Doña Sancha
Marfil, azabache
Colegiata de San Isidoro de León
Románico. Siglo XI
Este crucifijo fue una donación de los Reyes de León a la Colegiata con motivo del traslado de las reliquias de San Isidoro desde Sevilla. Es una estauroteca – receptáculo para contener una reliquia de la Vera Cruz- y resume sintéticamente la historia de la salvación. Figura como protagonista de la redención Cristo crucificado, a cuyos pies sale Adán de la tumba, el causante de la caída del hombre. En la parte superior, Cristo resucitado, iconografía novedosa, pues lo usual es la representación de las mujeres ante el sepulcro recibiendo el mensaje de ángel. Cristo baja al limbo a recoger las almas de los santos que salen de sus tumbas, como en la eboraria carolingia. En el reverso, se dispone el Cordero Místico rodeado del Tetramorfos.
EDAD MODERNA
Héctor Ecuestre
Bronce
Milán (Italia)
Antonio Averlino (Filarete) (1400?-1469)
1456
La inscripción latina situada en la parte frontal de la basa desvela que este joven guerrero, ataviado con armadura renacentista, es Héctor, uno de los protagonistas de La Iliada, el conocido poema que cuenta la guerra entre griegos y troyanos.
Los relieves representados en la peana se inspiran en un relato épico medieval “La canción de Hércules y Héctor”, que magnificaba el valor y las hazañas de este príncipe y héroe troyano.
Es obra firmada y fechada. Filarete fue un gran teórico, arquitecto y escultor del Renacimiento italiano, que trabajó en Roma, Florencia y Milán para los personajes más relevantes de su época.
Silla de manos
Madera, pintura, dorado, vidrio
España
Pintura atribuida a Luis Paret y Alcázar (1746-1799)
Siglo XVIII
Este medio de transporte individual se utilizaba para recorridos breves, que habitualmente no sobrepasaban los linderos de una propiedad privada.
La decoración tallada en madera fue todo un homenaje a la línea curva, que en este caso recorre los contornos y remates e imprime a la silla cierto aspecto delicado y frágil, muy del gusto rococó.
En las paredes del mueble, limitadas por exquisitos motivos vegetales y florales de color dorado, Luis Paret (1746-1799) representó con su habitual maestría y con un colorido brillante algunas historias de amor y celos protagonizadas por personajes de la mitología clásica, cuyas acciones han sido relacionadas siempre con la pasión amorosa: la nereida Anfítitre y Poseidón, su futuro esposo, Juno, esposa de Júpiter y protectora de los vínculos matrimoniales, Venus diosa del Amor y de la Belleza o Pigmalión el escultor enamorado de la bellísima estatua que había esculpido.
NUMISMATICA
Cuaternión de Augusto
Oro
¿Pérgamo? (Turquía)
27 a.C.
Esta gran moneda de oro del emperador Augusto, equivalente a cuatro áureos, es sin duda una de las grandes piezas de la colección del Museo, pues se trata de un ejemplar único. Estas raras monedas de tan gran tamaño y valor se acuñaban para obsequiar a personas cercanas al emperador, funcionarios y oficiales de alto rango o como presentes diplomáticos. El cuidado estilo del retrato de Augusto, que entonces tenía 36 años, hace pensar que fue acuñada en el taller griego de Pérgamo, en la actual Turquía.
Veinte excelentes de la granada de los Reyes Católicos
Oro
Segovia (anverso) / Sevilla (reverso)
1497-1504
El Museo conserva la mejor colección de monedas de oro de los Reyes Católicos, en la que destacan estos grandes múltiplos del sistema instaurado en 1497, exponentes de la fuerza política y económica que la Corona de Castilla comenzaba a adquirir en Europa. Estas monedas de altísimo valor, actualmente muy raras, se regalaban en ocasiones solemnes y después se guardaban en los tesoros. Su nombre viene de la granada que aparece en punta en el escudo del reverso, emblema del recién incorporado Reino de Granada. La idea de unión entre los reinos está también plasmada en los bustos de los reyes y en el escudo, que recoge las armas de Castilla, León, Aragón, Sicilia y Granada, cobijadas por el águila de San Juan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s